Síguenos en redes sociales

Prensa del Sur – Noticias de último minuto

Tendencias

Cinco cosas que debes saber antes de llegar a Concepción

Rodeado de cerros atiborrados de árboles a los pies del Bío Bío, Concepción es una ciudad que encanta, pese a cargar con todos los estigmas de ser una de las metrópolis más importantes del país detrás de Santiago.

Sin embargo, no es llegar y desembarcar. Hay una serie de tradiciones, modismos y mitos, que dan vida a la cultura penquista, con aires de capital pero sin perder su escencia provinciana, provocativa y ajena al tráfago santiaguino, que el verdadero penquista detesta con toda su alma.

| Ciudad cosmopolita

Considerada una ciudad universitaria, es posible encontrar una variedad de personas originarias de otras comunas y regiones del país.

Lo cierto es que Concepción es una ciudad que congrega a chilotes, angelinos, valdivianos, talquinos, puertomontinos, chillanejos y parralinos, sólo por mencionar algunos.

La mayoría de los que llegan a estudiar terminan por radicarse, especialmente gracias a los lazos que se forman alrededor de micheladas, piscolas y otros brebajes, en los múltiples pubs y bares penquistas.

Porque de lo que hay abundancia en Concepción, es de locales nocturnos y una bohemia que se vive prácticamente todos los días de la semana, con locales de expendio de bebidas espirituosas, como el Kamadi, que es casi un mito urbano; además de historiados pubs, como Los Luppis, que en la época en que atendía en Avenida Chacabuco, frente a la UdeC, se convirtió en el local en donde se vendía la mayor cantidad de litros de cerveza a nivel nacional durante 4 años, según la CCU.

| Bestias al volante

En Concepción se maneja mal, los conductores son atrevidos, intrépidos y desconsiderados. Se detienen y estacionan en cualquier parte.

Los peatones no lo hacen mejor, cruzan en cualquier parte y siempre al trote para evitar ser atropellados.

Como la congestión en las horas críticas es normal, especialmente con los cambios de tránsito por estrechas calles que no fueron pensadas para el inmenso parque automotriz, es mejor armarse de paciencia y abrir mucho los ojos para no terminar incrustado en otro vehículo que se cruzó intempestivamente.

Y para qué decir los choferes de la locomoción colectiva. Son amos y señores de las calles, desplazándose a velocidades suicidas, sobre todo cuando personajes provistos de un cuaderno universitario y un lápiz, como improvisados “GPS humanos”, les avisan de la distancia con la máquina que les antecede.

Y nunca les crean cuando les dicen que los dejan a una cuadra del terminal de buses de Collao, porque en rigor deberán caminar casi dos cuadras.

Aunque cualquiera prefiere el riesgo y la adrenalina de andar en micro por Concepción, a tomar un taxi que fácilmente puede llegar a cobrar más de 5 mil pesos por un trayecto que no demora más de 15 minutos.

| Tropiconce

El clima es una lotería. De ahí el origen del término Tropiconce, que resume lo cambiante que resulta la capital del Bío Bío, que es capaz de conjugar viento, lluvia, sol esplendoroso y brisa marina, como si algún demente científico tuviera una máquina para alterar el tiempo.

Sin embargo, habría que comenzar comentando que cada una de las comunas satélites de Concepción, tiene su propio clima.

En Chiguayante, por ser un valle rodeado de cerros, es posible experimentar temperaturas más altas en verano y más bajas en invierno, que en el centro penquista.

Hualpén y Talcahuano, eternamente son barridos por la brisa marina; al igual que San Pedro, aunque por estar casi a los pies de una cadena montañosa, es más agradable el vientecillo.

No sirve andar con paraguas en días de lluvia, porque el viento hace danzar las aguas a su antojo por lo que es recomendable ropa que no se empape, y aprenderse las rutas entre galerías y cornisas para evitar terminar estilando.

| Conce, ciudad de picadas

En Concepción se come bien, de eso no hay dudas. Aquí no hay paladar fino, pero sí se privilegia el sabor y la abundancia, y bien lo saben los amigos del Kiosko Roka, que han debido diversificar su oferta de choriqueso y leche con plátano.

Y es que competir con las hamburguesas del Rich, las mechadas de la Tía Cochina o el famoso Manhattan a un costado de la Vega Monumental, es una vara muy alta para cualquier emprendimiento gastronómico.

Aunque no todo es comida grotesta, si se quiere un buen café en un local estiloso, hay para regodearse entre el café Victoria Chocolate, Rosapastel y el BAC. Incluso, para los más hipster que gustan tomar de un vaso con nombre y una figura marina con tridente, está el Rendibú.

Obviamente me quedo corto con todas las picadas y locales de comida recomendables, que incluiré en una nota posterior dedicada exclusivamente a la gastronomía penquista.

| Palabras penquistas

Como en cualquier parte de Chile, en Concepción hay palabras y conceptos propios de la cultura penquista, que pueden llevar a más de una confusión para el afuerino. Porque si algo hay que tener en cuenta, aparte del “hablar cantadito”, es el uso de modismos, tanto en comida (sí, en Concepción todo gira en torno a esto), como en situaciones cotidianas.

“¿Me compras un kilo de pan francés?”… No, no es algún pan especial elaborado en base a una receta parisina, se trata de la popular marraqueta, como la conocen en Santiago, o el pan batido, como la nombran en Valparaíso.

Pero las diferencias no quedan ahí, como es tradicional en nuestro lenguaje coloquial, también existe la asimilación de nombres de animales. Así, puedes escuchar términos como “darse un zorrito”, que significa ir a dormir una siesta o “eres camello”, cuando dedicas excesivo tiempo y esfuerzo en una labor.

¿Y lugares? Por supuesto, el más emblemático es la “parada del tonto”, la esquina del paseo peatonal de Aníbal Pinto con Barros Arana, donde es común ver personas alrededor de un reloj (alguna vez funcionó) esperando a algún acompañante.

Sería casi imposible hace un listado completo, pero al menos un par más para evitar malos entendidos. Por ejemplo, una “cuchita” es realizar una colecta improvisada para reunir dinero. Y si te piden “ganarte” en el otro asiento, debes moverte de lugar. Si te ofrecen “pastillas”, no es que te quieran medicar con alguna droga, sólo se trata de caramelos o dulces.

Espero no haberme acamellado con esta nota, para no terminar haciendo una cuchita en la parada del tonto para pan francés y no terminar comprando pastillas…

Fuente: biobiochile.cl

Seguir leyendo
TE PUEDE INTERESAR
Lee también:
Ir arriba
CLOSE
Ir al sitio