Síguenos en redes sociales

“Es duro que te digan entra a despedirte”: El desgarrador testimonio de Johnny Herrera sobre el último adiós de su madre

Espectáculos y TV

“Es duro que te digan entra a despedirte”: El desgarrador testimonio de Johnny Herrera sobre el último adiós de su madre

“Lo único que pedía, cuando iba viajando a Temuco, era que hicieran todo lo posible para poder ver con vida a mi viejita y poder despedirme”, partió diciendo el portero nacional, Johnny Herrera, en conversación con LUN.

El seleccionado nacional relató su viaje más triste al sur de Chile. El 29 de marzo se enteró que el estado de salud de su madre, Gladys, había empeorado. Debió esperar esa noche, porque había toque de queda y condujo a La Araucanía con la esperanza de encontrarla viva.

“Como a las tres y media de la mañana hablé con el médico y le insistí que hicieran todo lo posible por salvar a mi viejita. Sospechaba que podía tener Covid-19, aunque no lo podían confirmar porque había que esperar el resultado. Me preocupaba que ella había tenido neumonía, unas tres veces si no me equivoco. Además, que era hipertensa”, expresó el deportista a LUN.

Siguiendo con el relato, indicó que “el viaje se me hizo eterno. Antes de salir de mi departamento, el doctor me dijo que eran escasas las posibilidades que pudiera sobrevivir. Trataba de mantener la calma durante el viaje, pero mi gran temor era no poder despedirme”.

Tras manejar casi 800 kilómetros, Herrera contó que “mis sobrinas y mi hermano estaban deshechos. Por suerte, consiguieron ubicarla en una habitación que se había desocupado. Ahí estaba con todos los cuidados. Los médicos me decían que no entendían que estuviera viva todavía. Se sintió mejor ese día domingo, pero en la tarde le vino un bajón, aunque la lograron estabilizar”.

En la misma línea, contó que le ese día le dijeron que entrara a despedirse de su mamá, “es duro que te digan ‘entra a despedirte’. Entré, era el único autorizado en hacerlo, con todos los resguardos. Doble delantal, doble mascarilla, antiparras, todo. La pena es que no podía abrazarla, pero conversamos como dos horas”.

El lunes y martes solo pudo hablar con teléfono con ella. El martes llamó el médico. Le dijo que su madre falleció. “Se me vino el mundo encima, mi viejita no pudo seguir luchando”, relató.

Herrera dijo que el lunes le confirmaron que se había contagiado con Covid-19, “no sabemos cómo. Había estado viajando durante los últimos meses. Iba a Villarrica, Pucón, Temuco. Quizá ahí se infectó”.

Finalmente, el portero aseguró que, si no hubiese existido su madre, él no sería la persona que es ahora. “Si no es por ella, yo habría estudiado seguramente en Temuco y no hubiera conseguido ser lo que soy. Cuando a los 13 años me fui a Santiago para jugar por la U me compró unos guantes Uhisport APG, que eran los que usaban los arqueros de esa época. Y también unas zapatillas Nike Air Jordan. Mis compañeros en el colegio que estuve en Maipú alucinaban. Fue uno de los grandes regalos que me dio”, recuerda con nostalgia.

Fuente: LUN

Leer noticia
Te puede interesar
También puedes leer...
ARRIBA
SALTAR
SALTAR