Síguenos en redes sociales

Prensa del Sur – Noticias de último minuto

Comunas

 “La Hermosa”: emblemático negocio de 4 décadas 

Mucho esfuerzo y perseverancia forjaron un local reconocido en la comuna, el cual permitió a matrimonio educar a sus tres hijos.

ANGOL.- Por casi 4 décadas “La Hermosa” ha funcionado en Angol atendiendo las necesidades de sus vecinos, especialmente de ciclistas. Un local comercial que ha dejado una historia notable, la cual es contada por sus protagonistas.

Hablamos del matrimonio compuesto por Sonia Contreras Cáceres y Edmundo Seguel Muñoz, de 59 y 75 años, respectivamente.

UN POCO DE HISTORIA

Todo comenzó en la década de los 70’, cuando un joven Edmundo Seguel atendía su local de reparaciones de bicicletas “El Lucero” en la calle Colipí, cerca de Bunster.

Al cabo de unos años y tras conocer a la mujer de su vida, como él dijo, ambos fundaron uno de los locales comerciales más emblemáticos de la comuna: “La Hermosa”.

Fue así, que a fines de los 70’ arrendaron un humilde y pequeño inmueble en la esquina de la Avenida O’Higgins con Rancagua, lo cual es recordado por la mujer.

“La primera etapa fue en el local de la esquina, una experiencia hermosa. Ahí se transformó en algo muy gratificante porque pudimos criar a nuestros hijos cuando estaban chiquititos”, relata.

En los 80’ se mudan a su actual local de la Avenida O’Higgins, donde tiempo después compraron y agregaron otros servicios, convirtiéndose en unos de los primeros comerciantes en instalarse con venta de ropa americana en Angol.

“Fuimos por etapas, mantuvimos el fuerte, lo de las bicicletas, pero agregamos reparadora de calzado. Después tuvimos venta de ropa americana, donde fuimos pioneros por unos 8 o 10 años (…) Con el tiempo seguimos agregando más servicios a lo que es reparadora de calzado, manteniendo un taller. Y tiempo después, agregamos un servicio para cambiar broches, ojetillos y todo lo que sea en cierres”, agregó la señora Sonia.

El nombre de este local se inspira en la Biblia, pues en sus escrituras aparece un templo al cual entraban personas gentiles, donde recibían ayuda y sanidad.

UN CICLO CUMPLIDO

Este matrimonio angolino siempre pensó como proyecto de vida en cerrar su negocio cuando éste cumpliera 40 años, un ciclo que podría culminar en 2018.

“Vamos casi pisando los 40 años con el negocio. Todo tiene su tiempo y si Dios lo permite sería una época muy hermosa que termina. Aquí hay que agradecer a los clientes con todo el cariño, en especial para la gente que trabaja en los campos y forestales, quienes son mis viejitos regalones, que Dios les siga bendiciendo siempre”, señaló la mujer.

Gracias a este emblemático local comercial este matrimonio pudo darle la educación a sus tres hijos: Robi, de 39 años; Susana, de 35; y Pamela de 30. “Esto siempre fue pensado para ellos y gracias a Dios todo salió bien (…) El mayor tiene su empresa en Santiago, la segunda hija está casada, ingeniera comercial, y la más chiquitita está terminando un técnico en enfermería; por todo eso estoy muy agradecida”.

Don Edmundo junto a su esposa quieren concluir una maravillosa etapa, la cual construyeron en base al sacrificio y esfuerzo de su trabajo.  “Esto es una etapa cumplida y ahora a terminar nuestra vejez”, sentenció Sonia Contreras.

Ir arriba
CLOSE
Ir al sitio