Síguenos en redes sociales

Mujer dio a luz mientras luchaba contra Covid-19 y tuvo que conocer a su hija por videollamada

Mundo

Mujer dio a luz mientras luchaba contra Covid-19 y tuvo que conocer a su hija por videollamada

Un triste episodio vivió Florette Johnson, residente de Florida, en Estados Unidos, porque luego de dar a luz, mientras luchaba por el Covid-19, no pudo abrazar a su hija y tuvo que conocerla a través de una videollamada.

Sin embargo, la mujer salió adelante. La historia fue publicada en el medio The Sun, donde se indica que la mujer ingresó al hospital el día 4 de abril, luego de tener una tos persistente y dificultad al respirar.

En el centro asistencial le dijeron que tenía neumonía en los pulmones y tras aplicarle el test para detectar Covid-19, este arrojó positivo. “No sabía qué tan serio era esto. Me llevaron a trabajo de parto, luego me trasladaron a otra sección debido al miedo al virus”, explicó Florette.

El día del parto, la mujer quería evitar la cesárea, pero su condición la obligó a considerar la opción. “Mi oxígeno estaba cayendo. Cada vez que respiraba tosía una y otra vez”, dijo. Agregó que la prepararon para la intervención, pero algo pasó. Todos quedaron asombrados. “Sentí la contracción, así que empujé”, manifestó, “cerré los ojos y le pedí a Dios el aliento y la fuerza para empujar, el médico se sorprendió. 30 minutos después, nació mi ángel”, comentó la madre.

Sin embargo, no pudo verla debido a las medidas sanitarias a raíz del Covid-19. “Se la llevaron de inmediato. No pude verla con claridad ni tocarla. El médico pidió ayuda porque mi respiración empeoró”, sostuvo Florette, comentando que “la única forma en que pude ver a mi bebé fue por FaceTime con la enfermera”.

Luego comentó el terror que vivió. Fueron horas dramáticas, pues la llevaron a la UCI y le comenzaron a efectuar una serie de pruebas, “me dijeron en otras palabras que me estaba muriendo (…) Mi oxígeno era inferior a 60 y empeoraba, la neumonía se apoderó de mis pulmones. Entonces pedí que llamaran a mi esposo”, señaló.

Los médicos le dijeron que sus posibilidades de supervivencia eran 1 de 100. Tuvo que ser conectada a respiración artificial y una enfermera se acercó para decirle que se despidiera de los suyos, lo que hizo a través de llamadas y mensajes de texto.

Pero el milagro ocurrió. Ella cayó en coma un lunes y despertó el miércoles. “Dios me permitió seguir aquí. Quiero agradecer a todos los que oraron por mí y mi familia. Todos ustedes son enviados al cielo”, finalizó.

ARRIBA
SALTAR
SALTAR